jueves, 26 de enero de 2012

LLegando y dejando a Ginebra

El vuelo desde Madrid duro aproximadamente dos horas, no podia mantenerme despierta y la verdad no me interesaba dado que, llegar de noche a Suiza no me emociona. Me gusta ver los picos merengados, estoicos, silenciosos. Esos picos alpinos que parecen de turrón y leche.
El lago Lemán, si que estaba fantástico, gris, lustrado, parecia una perfecta talla en onix. El lago estaba triste y gris, como el invierno aqui en esta gélida ginebra. No asi, mis ilusiones de regresar una vez mas a esta ciudad que ya se me hace tan cotidiana.
Rumbo a Barcelona el dia de hoy, a encontrarme con Mayel, por fin, juntas en Barcelona, a disfrutar de su arte, su cultura y la vivacidad de esta gran ciudad. Luego el trabajo me espera inexorable.

No hay comentarios:

Loading...