lunes, 24 de marzo de 2008

Ciudades dentro de las paredes



El tema de viajar es un tema apasionante para muchos, para la mayoria diria yo, a pesar de algunos cuantos que odian dejar su tierra, sus raices. En mi caso es un ansia constante de conocer nuevas culturas, fronteras, raices, sin dejar las mias que si se aferran a la corriente de mi raza como un Rizofora, como un Mangle en todo su esplendor, atada a los meandros de mi pueblo, un rio constante de experiencias.


El ser Sagitario no me ha dado solamente mis caderas de las cuales aveces me siento orgullosa, aveces no tanto, aveces emproblemada; me ha dado según el horóscopo convencional, la virtud de ser viajera incansable, viajar en espiritu, en alma, en cuerpo, en mente y pensamiento. Eso dijeron las pitonisas al momento de ser engendrada.


Es interesante llegar al destino, pero tambien es interesante el proceso para llegar al él. Me gusta ser viajera, no turista y en esto hay una gran diferencia. Me gusta deambular por el mundo, respirar otros aires, sentir nuevos olores, ver otros colores, identificar texturas, colores de ciudades, descubrir ciudades secretas dentro de las paredes como cuando estaba pequena y le pedia a mi padre, al poeta, jugar al juego de escuchar ciudades dentro de las paredes.


Podria imaginarme Nueva York dentro de la pared de mi cuarto de la casa de la Floresta o Nunca Jamas dentro de la pared del baño y lo mas intrigante era descubrir e imaginar el tumulto, el Jaleo, la marea de gente caminando por las avenidas centrales, descubrir las bocinas de los autos encerradas en las masas de cemento y hierro, los huesos de la ciudad, esqueletos citadinos. Pero tambien encontrar paz, tranquilidad, armonia universal esa apacibilidad que me la daba el animo juvenil. Recuerdo que mi juego de escuchar ciudades dentro de las paredes me apasionaba entre otras cosas por lo "Heladito" de la pared en mi oreja. Amigos mios: quiere decir que, desde que era una minuscula Katt, he remontado el vuelo sin tener que volar mas que la imaginacion.


Viajar no significa tomar un tren o un avion, puede ser tomar simplemente tus zapatos y viajar en el tiempo recorriendo un parque, caminando mundo a la vuelta de tu casa. He conocido viajeros incansables de los cuales he aprendido mucho el arte de explorar. Vagos universales, marchantes peregrinos; ya bien lo resalta Machado a la voz de Serrat, "caminante no hay camino, se hace camino al andar".


He cruzado el Atlantico mas de 25 veces, conozco otros que lo han hecho mas de 100, pero no se trata de competencia, se trata de saber descubrir el tesoro. Quien ha descubierto ya el tesoro?



No hay comentarios: