lunes, 26 de mayo de 2008

Por fin el Teatro Nacional!

Estaba hermoso, iluminado, majestuoso y sobrio entre un San Salvador que creo, poco a poco se irá recuperando de este aletargamiento del cual no quiere salir. Pese a todos los pronósticos, y gracias a la indulgencia de mi Maestro Armando Solís, tuve la oportunidad de ser de los pocos elegidos para esta reinauguración ya que me envió de embajadora de la Escuela de Arte.

El teatro me hace sentir orgullosa, es como los de Europa, sobrio, con un techo pintado en la Gran Sala por el gran Carlos Cañas, y con la intervención de famosos arquitectos que lo construyeron y lo reconstruyeron.

A pesar de haber sido tocado por los terremotos, ayer estaba muy guapo, elegante y me hizo sentir casi y del todo completa, una ciudad sin teatro no se puede llamar ciudad. Entrar a esta majestuosa obra arquitectónica, es penetrar en una capsula del tiempo, el foyer, la gran sala. Recuerdo una lectura de poemas de mi padre en la sala de Cámara, en las plantas altas del teatro, que recuerdos, ojala tengamos la oportunidad de seguir visitándolo y vivir estas noches de glamur.

Don Federico, se lucio con esta noche, felicidades.


Pueden ver fotos del teatro en este link Pulse aqui para ver fotos cortesia de LPG .

No hay comentarios:

Loading...