miércoles, 28 de mayo de 2008

Que grandes son Chicos!!


Francamente la Sinfónica Nacional Juvenil, se lucio anoche ante un público que de pie los ovacionó como a los grandes. Un concierto fuera de serie, con la participación de Pablo Mainetti, maestro argentino y con unas manos apasionadas que acariciaron el bandoneón durante la ejecución de un concierto de Astor Piazzolla junto a los Chicos de la Sinfónica.

Una tarde de mayo en plena época lluviosa para San Salvador, típico calor antes de la tormenta y el escenario fuera de lo común, cautivador, muy urbano, en un estacionamiento de un centro comercial donde al principio algunas personas comentaban que se escuchaba contaminación acústica, pero a mi modo de ver, los sonidos urbanos se entremezclaban con la maravillosa Sinfonía del Maestro Antonin Dvorak , "Sinfonía del Nuevo Mundo". Durante la ejecución de la sinfonía, la lluvia se entremezclo con los sonidos de los timbales y pareciera que hubiesen ensayado para que la naturaleza tomara parte en la interpretación de la obra, motivo de celebración para 13 años de celebración de temporadas.

Adoré el escenario, un parqueo, la mezcla perfecta de colores, negro, el color de la madera de los instrumentos, la media luz de las lámparas sobre laspartituras, la informalidad de las poltronas con la gente simplemente echada a sus pies, eso es lo que da ese aire juvenil, esos permisos que solo la juventud puede dar, bien dicen por allí, "juventud divino tesoro", eso es maravilloso y se lleva dentro, en el alma en las entrañas. Eres joven hasta que quieres dejar de serlo.

Chicos sinfónicos, realmente son grandes, ojala no crecieran y se quedaran por siempre en la Sinfónica, aunque se y estoy segura muchos de ustedes deberán seguir su inexorable camino a los conservatorios, a la Julliard, a Paris, o simplemente serán ciudadanos de esta urbe que ayer los acogió entre sus cimientos.

Mayeli, mi entrañable compañera de las artes y los recorridos espontáneos, no te preocupes si el cansancio no te deja hacer tu equipaje para Oviedo, de todas maneras, vas envuelta en la magia de la sinfonía y vestida por los sonidos del Bandoneón, no se necesita más.



No hay comentarios: