lunes, 1 de septiembre de 2008

Bon jour!! en Ginebra


Estoy en un país, y mi primera vez en esta epoca del año, en donde la gente canta para desearte un buenos dias. La entonación del Buenos Dias es casi un "angelicus" matinal. Me encanta ir por la calle y ver a las mujeres paseando a sus perritos y diciendo buenos dias, creando ese espacio vital en mi que me recuerda lo feliz del ahora.
En esta ciudad "rebalsan" las macetas de flores de colores, Verbenas, Geranios, Crisantemos, los campos tienden una alfombra de girasolaes perfectamente alineados y en cada campo de flores hay un sistema de ¨Self serice" donde cortas tus flores y pagas en la caja. La caja es una cajita de cartón alli puestecita y sin cajero. Una sociedad en la que compras el billete del tren o del autobús en una maquina que te "tiene confianza", casi nunca te piden el boleto en el tren y viajas cada quien con su vida, cada asiento es un micro mundo de gentes viendo pasar el paisaje por la ventana y con las miradas perdidas a través de los cristales.
El petroleo es casi incomprable, los alquileres impresionantemente altos y una propiedad vale lo que vale una cuadra del Fondo social. Un menú del dia cuesta lo que un obrero gana por semana pero pagas la gasolina después que te la sirves.
En este pais, realmente me dejó el tren, porque son sumamente puntuales y literalmente paré el tráfico, dado que los autos paran cuando vas a pasar una calle. Las calles en los semáforos tienen un muñequito en rojo y verde que te dice -pasa o no pasa- y los que pasan en rojo son los turistas.
Los Ginebrinos tienen un Lago muy hermoso El Leman, y en esta epoca del año tienen unas microplayas a la orilla del lago las cuales aprovecham para asolear sus nacaradas pieles.
Es una ciudad cosmopolita por exelencia, multi cultural y muchos de sus habitantes son funcionarios de organizaciones internacioales. Yo me pierdo entre los turistas y los Ginebrinos, sin saber que soy, comiendome por las calles un "Pain au chocolat" y viendo en los escaparates los muchos relojes que me siguen recordando ese espacio vital entre el viajo y luego existo.

1 comentario:

fredy dijo...

"viajo, luego existo". Descartes estuviese feliz con ese dichoso plagio. Yo, me regocijo contigo que en tu vocabulario jamás existirá "consumo, luego existo" que leí en una portada de un libro... Katya, ¿no fuese lindo que la honradez y la honestidad fuesen nuevamente parte de nuestra sociedad salvadoreña?, pero claro es una ilusión. La pobreza y marginalidad de este nuestro país no lo permiten.. ni quieren permitírselo.