miércoles, 4 de julio de 2007

Vanidad de rosa



Seria muy vanidoso sentirse semejante a una rosa, a una rosa especial, nacida en un jardín de un planeta extraño, en dónde un petit prince, confunde una rosa incipiente con una hierba.
Rosas que sienten frio en estos sitios de Dios, Rosas que recuerdan la calidez de su clima, de su patria lejana.
Vanidades sombrias que permiten creer que cuatro espinas podran defendernos de los tigres. Flores dulces que se enaltecen al saber que han nacido con el sol y buscan refugio detras de los biombos, pidiendo a gritos amor, agua fresca para vivir.
Hoy me sentí tan compromotida con esta figura tan hermosa y no solamente por parecerme a la rosa, es tan similar estas ansias de trascender, de buscar otros aires mas frescos, como la propia musa del poeta, la Consuelo Suncín, la rosa del principito.
Quien de verdad me conoce comprenderá lo que escribo, comprenderá por que me siento tan intrigada con esta historia tan conmovedora... Juzguenme por mis actos, no por mis palabras

Ingresar a este link

No hay comentarios: