miércoles, 9 de julio de 2008

Tonto Corazon

Que tonto Corazón

Te llevaste a mi padre a los 45

Algo que llamaron infarto

Pero fue por uso excesivo dijeron después

Dijeron sus amigos los poetas

A mí a los 42 abriles, otoños o primaveras, me das golpecitos, suavecitos, quietecitos

A veces me asustas

Pero a veces tus golpecitos son

Tan dulces que me hacen flotar

Reír sin razón

Caminar sin saber la ruta

Ser peregrina de mi propio camino

No cambies, amigo mío, musculo incansable

No te doblegues todavía

Sigue tu ruta ineludible

Ponte atlético

Sigue latiendo

Corre por la vida

Que si esto se llama enfermedad del Corazón

No quiero medicina…

1 comentario:

fredy dijo...

Un corazón pleno lo da todo de sí, irreflexivamente... sin importarse a sí mismo. Agotado por tanto amar, se muere... ¿tonto?