martes, 28 de julio de 2009

Reflexiones sobre la tristeza


La tristeza es la ausencia parcial de felicidad, digo parcial pues no concibo vivir sin la felicidad. La tristeza puede ser momentánea, transitoria o presentar fases prolongadas en las que se puede confundir con un estado depresivo. La tristeza es un estado natural, un sentimiento singular del ser humano el cual presenta ante sucesos específicos que la provocan. Es muy difícil definir estos sentimientos, es más fácil experimentarlos, y es tan humano sentir de vez en cuando esta reacción. Sentirse triste es normal, siempre y cuando el estado sea afrontado con naturalidad o se trate de buscar la causa.
Los seres humanos nos solidarizamos ante la tristeza ajena, no nos pasa inadvertida, nos sensibilizamos a tal grado que puede ser contagiosa al igual que la alegría. Un estado anímico colectivo provocado por la solidaridad. Al momento de una perdida todos estamos tristes y nos solidarizamos con los dolientes, damos muestras de tristeza solidaria, menos profunda pero al fin tristeza.
Si prolongamos el estado natural del sentimiento, podemos agravar y caer en otro estado más complicado en el cual va involucrado el deterioro físico del ser humano y allí es donde la tristeza se puede confundir con la depresión o llevar a ella.
Muchas personas también han relacionado la tristeza con el fracaso, yo no lo veo de esta manera, personajes de éxito que no conocen en lo más mínimo el fracaso, pueden experimentar instantes de tristeza. No estoy justificando la tristeza, pero la defiendo, porque de vez en cuando es hermoso tener sentimientos, dejarte arrullar por la solidaridad de tus amigos, permitirse ser normal, dejar de lado las máscaras, los paradigmas, dejarse llevar por un par de lágrimas o hacer un charco inmenso con ellas. Lo importante es saber sacar siempre lo positivo de todo, esas experiencias de una u otra forma enriquecen el alma, nos dan la sensación de que estamos vivos, que tenemos un corazón capaz de sentir emociones tan profundas. Si existe la tristeza es porque también existe la felicidad y la tristeza te lleva a la conclusión que después de todo somos felices.

1 comentario:

fredy dijo...

Por primera vez estoy en total desacuerdo contigo.La tristeza no tiene nada que ver con la depresión... y lo peor, la gente se solidariza contigo en un instante de tristeza, pero cuando estás en serios problemas de depresión, sencillamente te abandonan... lo he visto en otros seres y últimamente lo he experimentado.

Loading...