sábado, 27 de diciembre de 2008

de vuelta la luz


Poco a poco las imagenes se iban borrando y solamente aparecían fantasmas incoloros y traslucidos en mi visión. de repente vi los colores poco brillantes, sin vida, pálidos, inhertes, cadavéricos, espelusnantes, brumosos, descoloridos, y que se yo cuantos adjetivos mas podría escribir lo que poco a poco iba percibiendo a través de mi ojo derecho. Consulte con los mejores especialistas, y al final descubrieron una catarata en mi ojo derecho la cual caudalosamente crecía a diario. Tener una catarata no es cosa fácil, pues para mi pensar en las cataratas del Niagara, de Iguasu, Las Victorias, El Salto del ángel, solo me transfieren frescura, color, animo, vida, caudales y torrentes. Mi catarata tenia menos que eso y es que su caudal provenía de un río de corticoesteroides tomados desde niña por un problema bronquial. Carlos Andrés Lopez, la describió como una preparación para la Navidad por sus múltiples colores, era una acumulacion de partículas en el parabrisas de mi ojo que semejaban luces de árbol navideño. A partir de este momento la apodamos la Catarata Navideña, y fue así como después de algunas visitas a la clínica decidimos extraerla y reemplazarla por un lente. Nerviosa para variar, pero con la convicción que esta intervención seria la solución a mis problemas de visión. Una cirugía indolora totalmente, sin molestia alguna y con una recuperación muy rápida. El resultado : De vuelta a la luz, volvieron los colores, los brillos, y la nubosidad desapareció. La luz me dio a luz y veo ahora la Luz sin la Luz.. Luz se llamaba mi madre que casi pierde la vista, ahora me asemejo mas a ella con un brillo especial en los ojos.
Foto Katt Hernandez, Cielo en San Salvador

No hay comentarios:

Loading...